Skip Navigation
US Department of Health and Human Services | National Institutes of Health

¿Hay casos o situaciones especiales en las que no debería amamantar?

En casos especiales, podría aconsejarse a algunas mujeres no amamantar. Estas instancias incluyen cuando una mujer toma determinados medicamentos o drogas, cuando se le diagnosticó una enfermedad específica o cuando se dan otras situaciones especiales.

Medicamentos/otras drogas y amamantamiento

Se sabe que determinados medicamentos son peligrosos para los bebés y que pueden pasar a través de la leche materna. Las mujeres que toman los siguientes medicamentos no deberían amamantar y deberían consultar a un profesional de la salud antes de considerar hacerlo.

  • Medicamentos antirretrovirales (para el tratamiento del VIH/SIDA)1
  • Ansiolíticos2
  • Anticonceptivos que contengan estrógeno3
  • Agentes de quimioterapia para el cáncer1
  • Drogas ilegales1
  • Medicamentos para la migraña recetados, como los alcaloides ergóticos4,5
  • Estabilizadores del estado de ánimo como el litio y la lamotrigina4,6
  • Somníferos2

Además, las mujeres sometidas a radioterapia no deberían amamantar, si bien algunas terapias solo podrían requerir una interrupción breve del amamantamiento.1

La lista de medicamentos y otras drogas que figura arriba es solo una guía. Antes de amamantar, hable con su médico sobre todos los medicamentos que esté tomando.2 Esto incluye medicamentos recetados, medicamentos de venta libre, vitaminas y terapias herbales.

Es probable que los medicamentos que eran seguros durante el embarazo también lo sean durante el amamantamiento, si bien debe consultar a su médico para asegurarse antes de amamantar.2

Si observa cualquier signo de una reacción del bebé a la leche materna, como diarrea, llanto excesivo o somnolencia, consulte a su médico.2

Problemas de salud y amamantamiento

Podría recomendarse a las mujeres con determinadas enfermedades e infecciones no amamantar debido al riesgo de transmitir la enfermedad o infección al bebé a través de la leche materna.

Si tiene alguna de las siguientes enfermedades, consulte a su médico antes de amamantar a su bebé:1,5

  • Virus de inmunodeficiencia humana (VIH)
  • Infección con el virus linfotrópico de células T humanas tipo I o tipo II
  • Tuberculosis activa, no tratada

Si tiene la gripe, incluida la gripe H1N1 (también llamada gripe porcina), no debe dejar de alimentar a su bebé con leche que se haya ordeñado. Sin embargo, debe evitar estar muy cerca del bebé, para que no se contagie. Para evitar infectar al bebé, alguien que no esté enfermo deberá darle al bebé la leche que usted se ha ordeñado.7

Para más información sobre la gripe, incluida la gripe H1N1, visite el siguiente sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés): http://www.cdc.gov/flu/ en el contenido de Inglés.

Lineamientos internacionales sobre el VIH/SIDA y el amamantamiento

Hace tiempo se sabe que es posible transmitir el VIH al bebé a través de la leche materna. Sin embargo, recomendar no amamantar no es una solución simple porque el amamantamiento beneficia tanto a la madre como al bebé. Reducir la transmisión del VIH, al tiempo que se garantiza una mayor supervivencia del bebé sin VIH, es uno de los temas de investigación sobre el VIH/SIDA más apremiantes.8

Los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (WHO por sus siglas en inglés) recomiendan que una madre infectada por el VIH que está amamantando también tome medicamentos antirretrovirales que ayudan a evitar la transmisión del virus al bebé. Además, se recomienda que las madres infectadas por el VIH amamanten en forma exclusiva hasta los 6 meses y que luego continúen amamantando hasta los 12 meses mientras se introducen los alimentos sólidos.9

Otras consideraciones y amamantamiento

En algunas situaciones adicionales, o si las mujeres o los bebés tienen determinados problemas de salud, las mujeres podrían tener dificultad para amamantar o se les podría recomendar no hacerlo.4

  • Se podría recomendar a las mujeres con determinadas enfermedades crónicas no amamantar, o se les recomendará que tomen medidas para garantizar su propia salud mientras amamantan. Por ejemplo, las mujeres que tienen diabetes pueden tener que comer un poco más mientras amamantan para evitar que los niveles de azúcar en la sangre bajen. También, las mujeres con peso bajo, incluidas las que tienen enfermedades tiroideas o determinadas enfermedades intestinales, podrían tener que aumentar la ingesta de calorías para mantener su propia salud mientras amamantan.
  • Las mujeres sometidas a una cirugía de mama en el pasado podrían tener dificultades para amamantar.
  • También se le podría recomendar no amamantar a las mujeres que consumen drogas o que no controlan la ingesta de alcohol, o que tienen antecedentes de estas situaciones.
  • Tampoco se debería amamantar a los bebés que tienen galactosemia en el contenido de Inglés—un trastorno metabólico raro en el que el organismo no puede digerir el azúcar galactosa. La galactosemia se detecta durante la evaluación del recién nacido, lo que permite comenzar de inmediato el tratamiento y la dieta. Si no se detecta, la galactosa se acumula y se vuelve tóxica para el bebé, lo que provoca problemas hepáticos, discapacidades intelectuales y del desarrollo, y shock.

  1. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés): (20 de octubre de 2009). Breastfeeding: Diseases and conditions. Obtenido el 27 de abril de 2012 de http://www.cdc.gov/breastfeeding/disease/index.htm en el contenido de Inglés [arriba]
  2. March of Dimes. (2011). Feeding your baby: Breastfeeding and medications, prescription drugs. Obtenido el 27 de abril de 2012 de http://www.marchofdimes.com/baby/feeding_medications.html en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]
  3. Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por sus siglas en inglés) (Mayo de 2011). Breastfeeding your baby. Obtenido el 27 de abril de 2012 de http://www.acog.org/~/media/For%20Patients/faq029.pdf?dmc=1&ts=20120427T1112598029 en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo (PDF - 542 KB) [arriba]
  4. Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD por sus siglas en inglés). (9 de febrero de 2009). Breastfeeding. Obtenido el viernes, 27 de abril de 2012 de http://www.nichd.nih.gov/espanol/salud/temas/Breastfeeding/ [arriba]
  5. Kelly Mom. (1° de agosto de 2011). Migraine medications and breastfeeding. Obtenido el 12 de junio de 2012 de http://kellymom.com/bf/can-i-breastfeed/meds/migraine-meds/en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]
  6. Massachusetts General Hospital Center for Women's Mental Health. (s/f). Breastfeeding & Psychiatric Medications.Retrieved June 12, 2012, from http://www.womensmentalhealth.org/specialty-clinics/breastfeeding-and-psychiatric-medication/ en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo [arriba]
  7. CDC. (23 de octubre de 2009). 2009 H1N1 (swine flu) and feeding your baby: What parents should know. Obtenido el 27 de abril de 2012 de http://www.cdc.gov/h1n1flu/infantfeeding.htm en el contenido de Inglés [arriba]
  8. Organización Mundial de la Salud (WHO por sus siglas en inglés) (2008). HIV transmission through breastfeeding: A review of the available evidence. Obtenido el 27 de abril de 2012 de http://whqlibdoc.who.int/publications/2008/9789241596596_eng.pdf en el contenido de InglésPolíticas del Sitio Web externo (PDF - 835 KB) [arriba]
  9. OMS (2010). Guidelines on HIV and infant feeding. Obtenido el 27 de abril de 2012 de http://whqlibdoc.who.int/publications/2010/9789241599535_eng.pdf en el contenido de Inglés Políticas del Sitio Web externo (PDF - 1.58 MB) [arriba]

Compartir: Facebook Pinterest Twitter Digg Gmail Addthis

NIH…Transformación de Descubrimientos en SaludSM