Skip Navigation
US Department of Health and Human Services | National Institutes of Health

¿Qué causa la pérdida del embarazo/el aborto espontáneo?

El aborto espontáneo puede deberse a muchas causas diferentes, algunas conocidas y otras desconocidas. Con frecuencia, los abortos espontáneos ocurren cuando el embarazo no se está desarrollando con normalidad. Más de la mitad de los abortos espontáneos se debe a anormalidades cromosómicas en el feto (en general debido a una cantidad errónea de cromosomas, las estructuras dentro de las células que contienen información genética), las cuales son más comunes cuando aumenta la edad de los padres, en especial en las mujeres mayores de 35 años.1,2

Otras posibles causas de la pérdida del embarazo o el aborto espontáneo son los problemas de salud de la madre o la exposición a sustancias químicas. Los problemas de salud de la madre incluyen enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades tiroideas, el síndrome del ovario poliquístico (PCOS por sus siglas en inglés) o problemas asociados con el sistema inmunitario, como un trastorno autoinmune. Otros problemas de la salud materna que pueden aumentar el riesgo de un aborto espontáneo incluyen infección, problemas hormonales, obesidad o problemas en la placenta, el cuello uterino o el útero.1 La exposición a toxinas en el ambiente, el consumo de drogas o3 alcohol4, el consumo de cigarrillos5 o el consumo de 200 miligramos o más de cafeína diarios (lo que equivale a aproximadamente a una taza de café de 12 onzas) también aumenta el riesgo de tener un aborto espontáneo.6


  1. Branch, D. W., Gibson, M., & Silver, R. M. (2010). Clinical practice. recurrent miscarriage. The New England Journal of Medicine, 363(18), 1740-1747. doi:10.1056/NEJMcp1005330 [arriba]
  2. Nybo Andersen, A. M., Wohlfahrt, J., Christens, P., Olsen, J., & Melbye, M. (2000). Maternal age and fetal loss: Population based register linkage study. BMJ (Clinical Research Ed.), 320(7251), 1708-1712. [arriba]
  3. Keegan, J., Parva, M., Finnegan, M., Gerson, A., & Belden, M. (2010). Addiction in pregnancy. Journal of Addictive Diseases, 29(2), 175-191. doi:10.1080/10550881003684723 [arriba]
  4. Henriksen, T. B., Hjollund, N. H., Jensen, T. K., Bonde, J. P., Andersson, A. M., Kolstad, H., Ernst, E., Giwercman, A., Skakkebaek, N. E., & Olsen, J. (2004). Alcohol consumption at the time of conception and spontaneous abortion. American Journal of Epidemiology, 160(7), 661-667. doi:10.1093/aje/kwh259 [arriba]
  5. Mishra, G. D., Dobson, A. J., & Schofield, M. J. (2000). Cigarette smoking, menstrual symptoms and miscarriage among young women. Australian and New Zealand Journal of Public Health, 24(4), 413-420. [arriba]
  6. Weng, X., Odouli, R., & Li, D. K. (2008). Maternal caffeine consumption during pregnancy and the risk of miscarriage: A prospective cohort study.American Journal of Obstetrics and Gynecology, 198(3), 279.e1-279.e8. doi:10.1016/j.ajog.2007.10.803 [arriba]

Compartir: Facebook Pinterest Twitter Digg Gmail Addthis

NIH…Transformación de Descubrimientos en SaludSM