Skip Navigation
US Department of Health and Human Services | National Institutes of Health

Tratamientos médicos para los fibromas

Su médico podría sugerirle tratamientos médicos para reducir los síntomas de los fibromas o para impedir que los fibromas sigan creciendo. Estos tratamientos son menos invasivos que la cirugía. Sin embargo, si los tratamientos médicos no ayudan, suele recomendarse la cirugía. Para ayudar a que la cirugía sea un éxito, se pueden utilizar determinados tratamientos médicos para reducir el tamaño de los fibromas y la pérdida de sangre.

Algunos tratamientos médicos comunes para los fibromas incluyen:1

  • Analgésicos. Con frecuencia se utilizan medicamentos de venta libre o de venta con receta médica para tratar el dolor leve u ocasional provocado por los fibromas.
  • Píldoras anticonceptivas u otros tipos de anticonceptivos hormonales. Estos medicamentos controlan el sangrado abundante y los períodos dolorosos. Sin embargo, esta terapia a veces puede hacer que los fibromas crezcan más.
  • Dispositivo intrauterino de liberación de progestina (IUD por sus siglas en inglés). El IUD, también llamado anticoncepción intrauterina (IUC por sus siglas en inglés), reduce el sangrado abundante y doloroso pero no trata a los fibromas en sí mismos. No se recomienda para mujeres que, debido a los fibromas, tengan una cavidad uterina extremadamente grande.
  • Agonistas de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRHa por sus siglas en inglés). Estos medicamentos impiden que el organismo produzca las hormonas que hacen que las mujeres ovulen y tengan períodos. También reducen el tamaño de los fibromas. Dado que este tratamiento puede provocar efectos secundarios similares a los síntomas de la menopausia (como sofocos, sudores nocturnos y sequedad vaginal) y pérdida de masa ósea (que debilita los huesos), no se recomienda su uso a largo plazo. En general, estos medicamentos se utilizan durante períodos breves para reducir el tamaño de los fibromas antes de una cirugía o para tratar la anemia. Si necesita realizar este tratamiento durante largo tiempo, el médico podría recetarle medicamentos para devolver las hormonas suprimidas.
  • Terapias antihormonales. Estos medicamentos, que incluyen la mifepristona, pueden ralentizar o detener el crecimiento de los fibromas, pero la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) no aprobó su uso para tratar los fibromas.

Los tratamientos médicos pueden aliviar los síntomas de los fibromas solo de forma temporal. Una vez que se suspende el tratamiento, los fibromas suelen volver a crecer y los síntomas reaparecen.

En general, los medicamentos son seguros, pero pueden tener efectos secundarios y algunos pueden ser graves. Asegúrese de hablar con su médico sobre los posibles efectos secundarios de cualquier tratamiento médico que esté considerando.


  1. Evans, P., & Brunsell, S. (2007). Uterine fibroid tumors: Diagnosis and treatment. American Family Physician 75(10), 1503-1508. [arriba]

Compartir: Facebook Pinterest Twitter Digg Gmail Addthis

NIH…Transformación de Descubrimientos en SaludSM