Skip Navigation
US Department of Health and Human Services | National Institutes of Health

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Cushing?

La mayoría de las personas con síndrome de Cushing tiene una variedad de síntomas,1 y una persona puede no presentar los mismos síntomas que otra.2  Los síntomas también pueden parecerse a los de otras enfermedades.3,4

Físicamente, una persona con Cushing podría:

  • Ser robusta u obesa por encima de la cintura pero tener brazos y piernas delgadas
  • Tener un rostro redondo y rojo, a veces conocida como rostro de luna llena
  • Desarrollar un bulto de grasa entre los hombros, a veces conocido como giba de búfalo
  • Tener músculos y huesos débiles, inclusive osteoporosis, dolor en los huesos y fracturas
  • Tener cambios en la piel, entre ellos:
    • Acné o infecciones cutáneas
    • Estrías rojizas o púrpura, en general de al menos media pulgada de ancho, en el abdomen, los glúteos, las caderas, los brazos y los pechos
    • Piel fina y frágil que se amorata fácilmente y demora en sanar

Otros síntomas pueden ocurrir en grupos de personas específicos. Por ejemplo:

  • Los niños suelen ser más gordos y crecer más lento que sus pares.
  • Las mujeres pueden tener más vello en el rostro, el cuello, el pecho, el abdomen y las caderas. Sus períodos menstruales pueden volverse irregulares o interrumpirse.
  • Los hombres pueden tener menos deseo sexual, experimentar impotencia o volverse menos fértiles.

También pueden observarse los siguientes síntomas, si bien son menos comunes:

  • Cambios mentales como depresión, ansiedad, cambios de humor o comportamiento diferente al habitual
  • Fatiga severa
  • Dolores de cabeza
  • Sed y mayor necesidad de orinar
  • Presión arterial alta
  • Niveles altos de azúcar en la sangre
  • Niveles altos de colesterol y triglicéridos

En general, los síntomas que apuntan con mayor certeza al síndrome de Cushing son grasa alrededor del abdomen, debilidad en los músculos cercanos al torso (como en los hombros y caderas), estrías anchas (rayas en la piel), machucones sin haberse golpeado, osteoporosis sin explicación aparente, y —en los niños— crecimiento más lento y mayor aumento de peso.2,3


  1. Batista, D. L., Riar, J., Keil, M., & Stratakis, C. A. (2007). Diagnostic tests for children who are referred for the investigation of Cushing syndrome. Pediatrics, 120(3), e575-e586. [arriba]
  2. Nieman, L. K., & Ilias, I. (2005) Evaluation and treatment of Cushing’s syndrome. Journal of American Medicine, 118(12), 1340–1346. PMID 16378774. en el contenido de Inglés [arriba]
  3. Nieman, L. K., Biller, B. M. K., Findling, J. W., Newell-Price, J., Savage, M. O., et al. (2008). The diagnosis of Cushing’s syndrome: An Endocrine Society clinical practice guideline. Obtenido el 8 de abril de 2012 de  http://press.endocrine.org/doi/abs/10.1210/jc.2008-0125 en el contenido de Inglés Políticas del sitio web externo [arriba]
  4. Biblioteca Nacional de Medicina (NLM por sus siglas en inglés), MedlinePlus. Cushing’s syndrome. Obtenido el 8 de abril de 2012 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/cushingssyndrome.html. en el contenido de Inglés [arriba]

Compartir: Facebook Pinterest Twitter Digg Gmail Addthis

NIH…Transformación de Descubrimientos en SaludSM