Skip Navigation
US Department of Health and Human Services | National Institutes of Health

¿Cuáles son los tratamientos para la POI?

Actualmente, no existe un tratamiento probado para restablecer el funcionamiento normal de los ovarios.1,2 Pero existen tratamientos para algunos de los síntomas de la POI, así como tratamientos y comportamientos para reducir los riesgos para la salud y las enfermedades asociadas con la POI.

También es importante observar que entre el 5% y 10% de las mujeres con POI queda embarazada sin intervención médica luego de haber recibido un diagnóstico de POI. Algunas investigaciones sugieren que estas mujeres entran en lo que se conoce como "remisión espontánea" de la POI, es decir que los ovarios comienzan a funcionar de manera normal por sí solos. Cuando los ovarios funcionan correctamente, la fertilidad regresa y la mujer puede quedar embarazada.3

Seleccione uno de los enlaces que figuran abajo para saber más sobre los tratamientos comunes para la POI y las enfermedades asociadas a ella.

Terapia de reemplazo hormonal (HRT por sus siglas en inglés)
Suplementos de calcio y de vitamina D
Actividad física regular y peso sano
Tratamientos para las enfermedades asociadas
Apoyo emocional
La POI en las adolescentes

Terapia de reemplazo hormonal (HRT por sus siglas en inglés)

La HRT es el tratamiento más común para las mujeres con POI. Permite dar al cuerpo el estrógeno y las demás hormonas que los ovarios no están produciendo. La HRT mejora la salud sexual y disminuye los riesgos de enfermedad cardiovascular (incluidos ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares y presión alta) y osteoporosis.4

Si una mujer con POI comienza una HRT, se espera que vuelva a tener períodos menstruales regulares. Además, se espera que la HRT reduzca otros síntomas, como los calores súbitos y la sudoración nocturna, y que ayude a mantener la salud de los huesos.1,5,6,7 La HRT no evitará el embarazo, y la evidencia sugiere que podría mejorar las tasas de embarazo en las mujeres con POI al bajar los niveles altos de la hormona leutinizante (que estimula la ovulación) a un nivel normal en algunas mujeres.8

La HRT suele ser una combinación de estrógeno y progestina. Una progestina es una forma de progesterona. A veces, la combinación también podría incluir testosterona, si bien este enfoque es discutible.9  La HRT viene en distintas presentaciones: píldoras, cremas, geles, parches que se pegan en la piel, un dispositivo intrauterino o un anillo vaginal.10 El estradiol es la forma natural del estrógeno en los seres humanos. El mejor método de administrar estradiol a mujeres con POI es a través de un parche en la piel o de un anillo vaginal. Estos métodos se relacionan con un riesgo menor de desarrollar coágulos sanguíneos potencialmente mortales. La mayoría de las mujeres necesitan una dosis de 100 microgramos de estradiol por día. Es importante tomar una progestina junto con el estradiol para equilibrar el efecto del estrógeno en la membrana del útero. Las mujeres que no toman la progestina junto con el estradiol tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de endometrio. La progestina con mayor evidencia de ser beneficiosa en mujeres con POI es 10 mg diarios de acetato de medroxiprogesterona por vía oral durante los primeros 12 días de cada mes.

Un proveedor de cuidado de la salud podría sugerirle a la mujer con POI utilizar una HRT hasta aproximadamente los 50 años, edad en que suele comenzar la menopausia.

En este momento, debe hablar con el proveedor de cuidado de la salud para dejar el tratamiento debido a los riesgos asociados con usar este tipo de terapia en los años posteriores a la edad normal de la menopausia.3

¿Es seguro que las mujeres con POI utilicen la HRT?

En general, el tratamiento de HRT para mujeres con POI es seguro y se asocia solo con efectos secundarios mínimos. Las mujeres con POI hacen una HRT para reemplazar las hormonas que sus cuerpos producirían normalmente si no tuvieran POI.

La HRT que utilizan las mujeres con POI es diferente de las terapias hormonales que utilizan las mujeres que están atravesando o ya atravesaron la menopausia de manera natural, que suelen llamarse terapia hormonal menopáusica o posmenopáusica (PMHT por sus siglas en inglés).

Un estudio amplio de largo plazo —llamado Iniciativa para la Salud de la Mujer— analizó los efectos de un tipo específico de PMHT, realizada durante más de cinco años por mujeres de entre 50 y 79 años que ya habían atravesado la menopausia. Este estudio mostró que la PMHT estaba asociada con un riesgo mayor de accidente cerebrovascular, coágulos sanguíneos, enfermedad cardíaca, ataques cardíacos y cáncer de mama en estas mujeres.11

Estos resultados no se aplican a las mujeres jóvenes con POI que utilizan la HRT.3,10 El tipo y la cantidad de HRT indicados para las mujeres con POI es diferente de la PMHT de las mujeres mayores.3

Las mujeres deben hablar con un proveedor de cuidado de la salud si tienen preguntas sobre la HRT como posible tratamiento para la POI. Además, debe comunicarle sobre cualquier efecto secundario que tengan durante la HRT. Hay muchos tipos diferentes de HRT. Es necesario que la mujer trabaje de manera conjunta con el proveedor de cuidado de la salud para encontrar el mejor tratamiento para ella.

Suplementos de calcio y vitamina D

Dado que las mujeres con POI tienen un riesgo mayor de osteoporosis, deben tomar al menos entre 1200 y 1500 mg de calcio elemental y 1000 UI (unidades internacionales) de vitamina D, que ayuda al cuerpo a absorber el calcio, todos los días.12 Estos nutrientes son importantes para la salud de los huesos10 Un proveedor de cuidado de la salud podría indicar una prueba de densidad mineral ósea para comprobar la pérdida de masa ósea.8

Actividad física regular y peso corporal saludable

La actividad física con pesas, como caminar, correr y subir escaleras, ayuda a fortalecer los huesos y previene la osteoporosis.10 Mantener un peso saludable y hacer actividad física regular también es importante para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. Estos factores pueden afectar los niveles de colesterol, que a su vez pueden modificar el riesgo de enfermedades cardíacas.13

Tratamientos para enfermedades asociadas

La POI se asocia con otros problemas de salud, como por ejemplo enfermedad de Addison,  premutación del X frágil, disfunción tiroidea, depresión, ansiedad y algunos otros trastornos genéticos, metabólicos y autoinmunes.

Las mujeres que tienen POI además de una de estas enfermedades asociadas necesitarán un tratamiento adicional para el problema de salud asociado. En algunos casos, el tratamiento implica tomar medicamentos o terapia hormonal. También podrían necesitarse otros tipos de tratamientos.

Apoyo emocional

Muchas mujeres que sufren de infertilidad, entre ellas las que tienen POI, suelen tener sentimientos de pérdida. En un estudio, casi 9 de cada 10 mujeres informaron haber sentido angustia moderada a fuerte cuando supieron de su diagnóstico de POI.10, 14 Varias organizaciones ofrecen ayuda para encontrar este tipo de profesionales. Para más información visite la sección Recursos y publicaciones.

La POI en las adolescentes16

Recibir un diagnóstico de POI puede ser difícil desde un punto de vista emocional para las adolescentes y sus padres. Una adolescente puede sentir muchas cosas similares a una mujer adulta que recibe este diagnóstico, pero hay muchos aspectos de la experiencia que son particulares de las adolescentes. Es importante que los padres, la adolescente y los proveedores de cuidado de la salud trabajen de manera conjunta para garantizar que la adolescente reciba el tratamiento adecuado y mantenga su salud emocional y física a largo plazo. Existen recursos para brindar consejos y apoyo a los padres, las adolescentes y los proveedores de cuidado de la salud. Para más información visite la sección Recursos y publicaciones.


  1. Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por sus siglas en inglés). (2009). Premature ovarian failure. ACOG medical student teaching module [PowerPoint slides]. Obtenido el 3 de enero de 2012 de https://www.acog.org/Clinical-Guidance-and-Publications/Committee-Opinions/Committee-on-Adolescent-Health-Care/Primary-Ovarian-Insufficiency-in-Adolescents-and-Young-Women[arriba]
  2. Biblioteca Nacional de Medicina (NLM por sus siglas en inglés) (2011). Premature ovarian failure. Obtenido el 4 de enero de 2012 de www.nlm.nih.gov/medlineplus/prematureovarianfailure.htmlen el contenido de Inglés[arriba]
  3. Nelson, L. M. (2009). Primary ovarian insufficiency. New England Journal of Medicine, 360, 606–6. [arriba]
  4. Shelling, A. N. (2010). Premature ovarian failure. Reproduction, 140, 633-641. [arriba]
  5. Fridovich-Keil, J. L., Gubbels, C. S., Spencer, J. B., Sanders, R. D., Land, J. A., & Rubio-Gozalbo, E. (2011). Ovarian function in girls and women with GALT-deficiency galactosemia. Journal of Inherited Metabolic Disease, 34, 357–366. [arriba]
  6. Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). (2010). Too young for hot flashes? When menopause-like symptoms come too soon. NIH News in Health. Obtenido el 4 de enero de 2012 de http://newsinhealth.nih.gov/issue/jun2010/feature2en el contenido de Inglés [arriba]
  7. Rebar, R. W. (2009). Premature ovarian failure. Obstetrics and Gynecology, 113(6), 1355–1363. [arriba]
  8. Popat, V.B., Vanderhoof, V.H., Calis, K.A., Troendle, J.F., & Nelson, L.M. (2008). Normalization of serum lutenizing hormone levels in women with 46,XX spontaneous primary ovarian insufficiency. Fertility and Sterility, 89(2), 429-433 [arriba]
  9. Kodaman, P. H. (2010). Early menopause: Primary ovarian insufficiency and surgical menopause. Seminars in Reproductive Medicine, 28, 360–369. [arriba]
  10. Biblioteca Nacional de Medicina (NLM por sus siglas en inglés), MedlinePlus. (2010). Estrogen vaginal. Obtenido el 24 de febrero de 2012 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/druginfo/meds/a606005.htmlen el contenido de Inglés[arriba]
  11. NHLBI. (s/f). Women's Health Initiative background and overview. Obtenido el 4 de enero de 2012 de http://www.nhlbi.nih.gov/whi/factsht.htmen el contenido de Inglés[arriba]
  12. Instituto de Medicina de las Academias Nacionales. (2010). DRIs for calcium and vitamin D. Obtenido el 25 de febrero de 2012 de http://nationalacademies.org/hmd/Reports/2010/Dietary-Reference-Intakes-for-Calcium-and-Vitamin-D/DRI-Values.aspxen el contenido de Inglés Políticas del sitio web externo[arriba]
  13. Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI por sus siglas en inglés) (2009). At-a-glance: What you need to know about high blood cholesterol. Obtenido el 23 de mayo de 2012 de http://www.nhlbi.nih.gov/health/public/heart/chol/cholesterol_atglance.pdfen el contenido de Inglés (PDF - 2.15 MB) [arriba]
  14. Groff, A. A., Covington, S. N., Halverson, L. R., Fitzgerald, O. R., Vanderhoof, V., Calis, K., et al. (2005). Assessing the emotional needs of women with spontaneous premature ovarian failure. Fertility and Sterility, 89(83), 1734-1741 [arriba]
  15. Ventura, J. L., Fitzgerald, O. R., Koziol, D. E., Covington, S. N., Vanderhoof, V. H., Calis, K. A., et al. (2007). Functional well-being is positively correlated with spiritual well-being in women who have spontaneous premature ovarian failure. Fertility and Sterility ;87: 584-590. [arriba]
  16. Covington, S. N., Hillard, P. J., Sterling, E. W., Nelson, L. M., & POI Recovery Group. (2011). A family systems approach to primary ovarian insufficiency. Journal of Pediatric and Adolescent Gynecology, 24, 137–141. [arriba]


Compartir: Facebook Pinterest Twitter Digg Gmail Addthis

NIH…Transformación de Descubrimientos en SaludSM